Misioneros de Guadalupe en Hong Kong: 46 años de desafío misionero

Misioneros de Guadalupe en Hong Kong: 46 años de desafío misionero

Hong Kong, el “puerto perfumado”, es una gran urbe con una mezcla de culturas difícilmente comparable. Siendo de las más ricas de Asia y uno de los centros financieros del planeta, esta ciudad superpoblada, donde convergen tecnología y tradiciones, es un verdadero desafío para la evangelización.

 

Por ejemplo, en Hong Kong aún existen tradiciones chinas ancestrales que ya es prácticamente imposible encontrar en la China continental, además, cuando Hong Kong se liberó de la revolución cultural de Mao, unificó idiomas y eliminó multitud de ritos y costumbres. Actualmente, el idioma chino cantonés es el mayoritariamente hablado, pero más de un 30% de la población habla el inglés como segunda lengua. 

 

En este contexto es donde los Misioneros de Guadalupe han desarrollado y continúan esta retadora labor misionera, cumpliendo ya 46 años de presencia en Hong Kong.

 

La historia comenzó en abril de 1975, cuando el P. Esteban Martínez de la Serna, entonces Superior General de Misioneros de Guadalupe, pidió al recién ordenado Obispo de Hong Kong, P. Juan Bautista Wu Cheng Chung, revalidara el acuerdo por el cual se decidía enviar a un primer grupo de sacerdotes misioneros, hecho que fue consumado el 1 de octubre de 1975, cuando arribaron los primeros cinco padres Misioneros de Guadalupe: los padres Benjamín Bravo Pérez, Gabriel Altamirano Ortega, José Mena Gutiérrez, José Navarro González y Juan Esteban Reyes Reyes. 

 

A partir de entonces, los Misioneros de Guadalupe trabajan en Hong Kong con el objetivo de hacer presente a Cristo en una sociedad de grandes y rápidas transformaciones, colaborando en el trabajo pastoral de la diócesis y llevando la Palabra de Dios al pueblo chino.

 

 

Con gran alegría, celebramos y damos gracias a Dios por los 46 años de presencia de los Misioneros de Guadalupe en la Misión de Hong Kong. Oramos para que Santa María de Guadalupe, Nuestra Madre, los siga protegiendo e impulsando a entregarse y dar lo mejor de sí, que sean muchos años más de servicio con el apoyo, oraciones y generosidad de nuestros bienhechores. 

 

¿Te gustaría apoyar las Misiones, pero no sabes cómo? Contáctanos para mayor información: Línea Misionera (sin costo) 800 00 58 100.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *