El Papa pide por la paz en Tierra Santa durante el rezo del Regina Coeli

El Papa pide por la paz en Tierra Santa durante el rezo del Regina Coeli

Este 16 de mayo, VII Domingo de Pascua 2021, el Papa Francisco dirigió el Regina Coeli , desde la Plaza de San Pedro. En su comentario al Evangelio del día (Mc 16,15-20), habló sobre el último encuentro del Resucitado con los discípulos antes de ascender a la derecha del Padre. Posterior al rezo mariano lanzó un llamado a la paz en Tierra Santa:

“En nombre de Dios, que creó a todos los seres humanos iguales en derechos, deberes y dignidad, y los llamó a convivir como hermanos entre sí, hago un llamado a la calma y, a quienes tienen responsabilidad, a detener el estruendo de las armas y recorrer los caminos de la paz, también con la ayuda de la comunidad internacional”.

Durante su mensaje, en el marco de la Solemnidad de la Ascensión del Señor, el Santo Padre mostró su preocupación por los violentos enfrentamientos armados entre la Franja de Gaza e Israel, lo cuales han provocado la muerte de más de un centenar de personas, numerosos heridos y la destrucción de varios inmuebles.

 

La mayoría de las víctimas son palestinos y niños, por lo que el Pontífice ha calificado la matanza de los pequeños inocentes como terrible e inaceptable. “Sus muertes son una señal de que la gente no quiere construir el futuro, sino que quiere destruirlo”, se lamentó el Papa, exhortando a las partes en conflicto a buscar un camino de diálogo y perdón para construir la paz, la justicia y una esperanza común.

 

Este  es considerado como el peor enfrentamiento entre el ejército de Israel y el grupo radical Hamas desde 2014. A casi una semana de la escalada de la violencia, iniciada el pasado viernes 7 de mayo, el intercambio de fuego ha dejado un total de 188 muertos, entre ellos 40 decesos civiles, al menos 50 heridos, la destrucción de 76 edificios y el daño de alrededor de 859 viviendas.

 

En estos días de muerte y destrucción, la reflexión del Papa al Evangelio del día nos invita a mirar la ascensión del Señor con alegría y a buscar en ella la motivación suficiente, al igual que lo hicieron los discípulos de Jesús, para no sentirnos desconsolados o abandonados, pero, sobre todo, para compartir con el mundo el mensaje de salvación, con ayuda del Espíritu Santo y la oración constante. 

 

Recomendamos leer: Gaza: la guerra no se detiene. El número de víctimas aumenta 

Tendencias

Oops...
Slider with alias goodnews carousel1 not found.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *