Cápsulas de fe: ¿por qué creer en la Biblia?

Cápsulas de fe: ¿por qué creer en la Biblia?

Septiembre es el mes de la Biblia y la Iglesia nos invita a acercarnos a las Sagradas Escrituras para conocer más sobre estos “libros sagrados” que fundamentan nuestra fe, pero, ¿por qué creer en ella? Aquí algunas buenas razones: 

 

  • Porque es la Palabra de Dios

Así es, estos libros contienen lo que Dios ha querido decir a la humanidad, es decir, Dios nos tiene un mensaje y para darlo a conocer, iluminó y movió a ciertas personas a lo largo de miles de años para que lo escribieran, a quienes se conoce como hagiógrafos o “autores sagrados”, que con la gracia del Espíritu Santo comunican el mensaje divino.

 

San Pablo, en su carta a Timoteo, escribió: “Las Sagradas Escrituras pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús, ya que toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, argüir, corregir y educar en la justicia; así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena.” (2a Tm 3, 15-17).

 

El Catecismo de la Iglesia Católica señala: “Dios es el autor de la sagrada Escritura porque inspira a sus autores humanos: actúa en ellos y por ellos. Da así la seguridad de que sus escritos enseñan sin error la verdad salvífica.” 

  • Porque contiene la Historia de la Salvación

La Biblia nos revela toda la historia de la Salvación a través de la historia misma del pueblo de Israel, la cual se escribió a lo largo de miles de años. 

 

Sin embargo, podemos decir que nos muestra cómo Dios fue quien creó al hombre, a “su imagen y semejanza” pero también pobre y pecador, fallando a los designios de su Creador. Por ello, los profetas nos hacen ver este pecado: la idolatría, la injusticia, el egoísmo, la mentira, la vanidad, claro, con la esperanza de obtener la misericordia divina (Is 58, 6-11). Jesús, finalmente, resume toda la Ley y los profetas en el precepto del amor a Dios y al hermano (Mt 22, 36-40; Jn 13, 34-35), y los apóstoles no se cansan de mostrar al creyente el camino de la salvación en una vida de convivencia fraterna y de solidaridad comunitaria con el impulso del Espíritu Santo (1 Co 12-13; Rm 8, 14). 

 

Finalmente, las Escrituras nos descubren que el destino último del hombre no está en este mundo, pues por filiación divina somos “ciudadanos del cielo” (Flp 3, 20).

  • Porque, a pesar de haberse escrito hace miles de años, no pierde su actualidad

La Palabra de Dios continúa viva, a través de ella Dios nos habla, contiene verdades tan profundas y realidades morales que no pierden su vigencia, por eso, muchos de nosotros, al leerla o meditarla encontramos o vemos reflejada, en sus versículos, la propia vida, las propias situaciones o experiencias.

 

La Constitución Dei Verbum señala: “El alimento de las Escrituras ilumina la mente, robustece las voluntades y enciende en el amor de Dios los corazones de los hombres” (DV, 23).

 

La propia Biblia nos señala su eficacia y vigencia: “Ciertamente la palabra de Dios es viva y operante, y más cortante que espada alguna de doble filo. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón” (Hb 4, 12-13).

 

El Papa Francisco (Ángelus, marzo de 2017) constantemente nos invita a tener este acercamiento con la Palabra de Dios: 

 

“hay que familiarizarse con la Biblia: leerla a menudo, meditarla, asimilarla. La Biblia contiene la Palabra de Dios, que siempre es actual y eficaz… si tuviéramos la Palabra de Dios siempre en el corazón, ninguna tentación podría alejarnos de Dios y ningún obstáculo podría desviarnos del camino del bien; seríamos más capaces de vivir una vida resucitada según el Espíritu, acogiendo y amando a nuestros hermanos, especialmente a los más vulnerables y necesitados, y también a nuestros enemigos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *